Promueve el ISSSTE medidas preventivas que podrían disminuir casos de visión deficiente

  • El Instituto impulsa campañas de sensibilización a pacientes para que cuiden su dieta, hagan ejercicio, se apeguen a su tratamiento y reduzcan riesgos, afirmó el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda.
  • Evitar exponerse sin protección a rayos solares UV, tabaquismo y que enfermos crónicos se cuiden y mantengan control de sus patologías, reduce riesgos a la salud visual, afirmó la oftalmóloga del Hospital General “Darío Fernández Fierro”, Delia María Miguelena Muro.
  • Debe realizarse Tamiz Visual Neonatal en bebés pretérmino para detectar la Retinopatía del Prematuro; se evitaría ceguera en un 90% de los casos, agregó.

Ciudad de México.- En el marco del Día Mundial de la Salud Visual, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) promueve un paquete de medidas preventivas que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) podrían evitar hasta el 80 por ciento de los casos discapacidad por visión deficiente, afirmó el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda.

Destacó que en el mundo hay mil 300 millones de personas con deficiencias visuales, mientras en México más de 2 millones 300 mil presentan discapacidad visual, entre ellos casi medio millón con ceguera, situación muy relacionada a la epidemia de diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares que enfrenta nuestro país, por lo que el Instituto mantiene campañas de sensibilización a pacientes para que cuiden su dieta, hagan ejercicio, se apeguen a su tratamiento y reduzcan riesgos.

Ante este reto, la especialista en oftalmología del Hospital General “Darío Fernández Fierro”, Delia María Miguelena Muro, precisó que el ISSSTE promueve el hábito del chequeo periódico de la salud visual desde el nacimiento y durante toda la vida, cada uno o dos años, en especial en población vulnerable, además de evitar factores de riesgo como la exposición frecuente a los rayos UV solares, tabaquismo y mantener en control patologías sistémicas.

A nivel global, errores refractarios como miopía, hiperopía, astigmatismo y presbicia son la primera causa de deficiencia visual moderada y severa y en su mayoría pueden ser corregidos por el uso de lentes graduados y en algunos casos con cirugía, sin embargo, cuando se prescriben y no se utilizan el daño va en aumento, detalló.

Señaló que los riesgos contra la salud visual varían de acuerdo con los antecedentes y la edad. Por ejemplo, en recién nacidos prematuros es muy importante aplicar el tamiz neonatal oftalmológico para detectar la Retinopatía del Prematuro, primera causa de disfunción visual en niños que detectada, vigilada y atendida oportunamente puede evitar ceguera en 90 por ciento de estos casos.

Indicó que todo infante con antecedentes de enfermedades visuales o ceguera en sus padres o familiares directos debe ser sometido a chequeo oftalmológico periódico durante toda la vida.

Las principales enfermedades de la visión en población adulta, agregó, se relacionan a enfermedades sistémicas o a la edad avanzada.

Al respecto, dijo, las cataratas son la primera causa de ceguera reversible, la segunda es la retinopatía diabética que si no se detecta y trata puede llevar con los años a deterioro y pérdida de la visión.

Por otro lado, el glaucoma es la segunda causa de ceguera en general y la primera de ceguera irreversible, enfermedad de varios tipos en los que entre el 80 y el 90 por ciento son de disminución del campo visual silencioso, por lo que sólo una valoración experta puede detectarlos a tiempo.

Otro motivo importante de deficiencia visual es la Degeneración Macular relacionada a la edad avanzada, la cual afecta a mayores de 60 años y daña el área de la retina central con la que vemos detalles.

Aunque dependiendo de las causas los síntomas pueden variar, la especialista recomendó estar atentos a datos como disminución de la visión, necesidad de acercar los objetos a la cara para verlos o entrecerrar los ojos, dificultad para distinguir colores, lagrimeo, dificultad para adaptarse a cambios de luz y oscuridad, sensibilidad a la luz, visión borrosa, que las líneas rectas las vean curvas o chuecas, dificultad para ver de cerca o lejos, en escolares confusión de letras, necesidad de estar hasta adelante frente al pizarrón y baja de aprovechamiento escolar sin causa aparente, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *